Viriliana

mar 311 min.

Contando las monedas en el amor

A veces en el amor sucede que obtienes lo que inviertes. Es como ir a comprar un café, llegas a la tienda y sientes ese irresistible aroma, contemplas al barista como tierra prometida, salivas como perro de Pavlov, tienes ansias de un orgasmo de cafeína. Sacas de tu bolsillo un puñado de monedas y comienzas a contarlas, pues no estas seguro para cual café te alcanza, ummm ¿será un expreso cargado de cafeína y sin nada de leche? o ¿un capuchino con leche espumosa y polvo de chocolate, listo para disfrutarlo lentamente a cucharaditas de espumita?

El café que compres depende de la cantidad de dinero que poseas, y en general, en la mayoría de los casos el dinero proviene de la inversión que se hace de tiempo, compromiso, actitud, conocimientos, habilidades y esfuerzo, en el día a día de la actividad laboral. Así que tal vez tengas para comprarte el deseable capuchino o quizás ni siquiera te alcance para el expreso.

En el amor ocurre algo parecido, las posibilidades de que el amor salga adelante se relacionan con la inversión que hacemos en él. Lo que estamos dispuestos a entregar de tiempo, compromiso y ganas, para tener la posibilidad de disfrutar un tentador capuchino espumoso a cucharaditas, y no estar contando monedas mientras babeamos por un café.

32
2