• Viriliana

Atravesando el mundo. Buscando un cambio de vida

Actualizado: ago 17

[Entre una colcha de retazos o una cebolla de creencias y popó]




A donde quieras que vayas llevaras contigo el modelo del mundo que aprendiste. Así que, si estas buscando un cambio de vida o tu mejor versión nada de esto pasará, incluso si atraviesas todo el planeta, nada cambiará en tu vida, porque tu vision de las personas, el mundo y de las cosas, te perseguirá hasta que el cambio realmente seas vos,

y te permitas una mente que abraza la diferencia.


Yo estaba deslumbrada por la belleza de Melbourne, una ciudad moderna con toques de encanto antiguo. Grande, pero no lo suficiente como para abrumarte. Diversa y cosmopolita, lo bastante como para cuestionar tu creencias.


Desde que conocí Australia, me la he imaginado en sus inicios como una colcha de retazos. De esas que cosen las abuelas, pero en este caso, confeccionada por una abuela inglesa que no tenía ni la más mínima idea, qué hacer con toda la tela extra que le sobraba de los hermosos y costosos vestidos que confeccionaba. Así que arrumaba los pedazos en un lugar.


Un día éstos cobraron vida y se volvieron una hermosa colcha de retazos.


Cierto día visité el museo de la inmigración con mi amigo el Paisa, y conocí que Australia fue territorio inglés, utilizado como lugar de destierro para los presos procedentes de Gran Bretaña.


Con el tiempo y el pasar de muchas décadas Australia se ha convertido en el destino y hogar de personas provenientes de todas partes del mundo. La necesidad de poblar estos extensos y prósperos terrenos, posibilitaron que la abuela inglesa terminara sin querer queriendo, confeccionando una gran colcha de retazos, y que los lujosos vestidos de alta costura perdieran su valor en estas tierras. Así todos los extranjeros que vivían aquí construyeron su propio país y una identidad como Australia.




Mientras paseas la ciudad de Melbourne entre sus callejones llenos de graffitis, sus verdes parques, sus playas de agua friaaa! o viajas en el tranvía, puedes conocer a alguien de Japón, Turquía, Brasil, Grecia, España, Italia, China, México, Vietnam, Corea del Sur, Argentina, Venezuela, Sri Lanka, Singapur, Indonesia, Nepal, India, Alemania, Francia, Camboya, Mauricio, Rusia, Filipinas, Inglaterra, Malasia, Perú, Ecuador, Chile, Canadá, Estados Unidos, Pakistán, Malta, Senegal, Nigeria, Salvador, Bolivia, Fiji y Colombia.


Estoy segura que podrías conocer personas de muchos países más. Supongo que aquí en Australia deben estar todas las nacionalidades del mundo en mayor o menor medida.


Después de todas estas interacciones multiculturales, he llegado a la conclusión, que muchas de las cosas que creemos saber sobre nosotros mismos y las personas, en la mayoría de los casos, suelen ser un resumen de falsos conceptos y prejuicios, que no dejan ver claramente lo que nosotros somos y lo que es el mundo.


Ante esta diversidad de ideas, creencias, religiones y costumbres, muchas veces sentí que tenía dos caminos en nuestra interacción:


1. Persuadir, convencer, intentar tener la razón y cambiar la opinión del otro.

2. Escuchar, compartir mi punto de vista e irme con una pregunta para mí misma.


Con el tiempo escogí la segunda, porque pocas veces tenemos la capacidad de atraparnos a nosotros mismos haciendo la primera y reconocerlo. Así que, empecé a cuestionar mis ideas, la forma estática con la que observaba el mundo, la única versión que tenía de él y que había formado desde niña.


Un día me dije: no te creas todo lo que tu mente te dice, cuestiónala.


Entonces comencé a ver y escuchar el potencial de lo que te rodea, y a poner en duda mis pensamientos, lo que mi mente me decía de mi misma y de los demás. Ya decía García Márquez

“el mundo no debería ser como a uno se lo pintan, sino como uno lo vive”

Nuestra visión del mundo cambia lo que realmente estamos viendo, al punto de volvernos ciegos. Ciegos en nuestras creencias.


He concluido que


Cada persona puede ser una oportunidad para construir tu mejor versión, para lograr un cambio de vida, cuando te das la ocasión de que éstas te inspiren, y para esto no tienes que ir al otro lado del mundo.


Las mentes diversas están por todos lados. Pero primero empieza por la tuya, ver la mejor versión primero en vos, porque de lo contrario no lograras ver lo que las personas tienen para aportarte. Busca tu mejor versión, aunque esté muy perdida entre capas y capas de una cebolla de creencias y popó..Cultiva tu jardín mental.


Lo que lees aquí es mi experiencia personal, sin embargo, si te resultó útil este artículo, te invito a que lo compartas con otras personas.


¡Gracias por leerme!


See you pronto Evribady!



no te pierdas un nuevo post SUSCRIBETE

escritora

freelance

Para traducir o escribir artículos contáctame en virileidy@hotmail.com

CONTACTO Y Comentarios

Deja un comentario en redes sociales

  • Facebook - Círculo Negro
  • Pinterest - Círculo Negro
  • Twitter
  • Instagram

SUSCRIBETE A LAS NOVEDADES DE VIRILIANA POR CORREO