• Viriliana

La vida es corta, la vida es larga




En la vida nos han hecho creer que hay un solo camino para vivir, parece que a las personas se le ha olvidado que la vida se descubre, se explora, y que solo tenemos la certeza de que hay un chance para vivir en esta tierra, aunque no sepamos por cuanto tiempo. Así que será mejor que comencemos a vivir con plena conciencia porque la vida puede ser corta y la vida puede ser larga.


Hace unos días tuve una interesante conversación con un amigo sobre lo que significa sentar cabeza, es decir, encausar nuestra vida por el “camino seguro” el camino que la sociedad nos ha pintado como la ruta al éxito y la felicidad: título universitario- trabajo-matrimonio-casa-hijos-jubilación-viajes.


Mientras lo escuchaba hablarme sobre sus planes no pude evitar pensar en mi misma a su edad, por aquellos días tenía 25 años y como él me encontraba estudiando en la universidad, pero a diferencia de él, yo tenía la idea de encontrar un trabajo fijo como psicóloga, comprarme una casa y a la par tener un esposo, aunque para ser sincera lo del esposo en esa época no me convencía mucho y lo de tener hijos sigue sin convencerme.


Como mi amigo a su edad, también tenía muchos deseos de salir a explorar el mundo, de ser bilingüe. Sueños que no puse en marcha en ese momento. Muchos años después, es decir ahora, entendí que hice caso omiso a mi voz interior, y a los sueños que tenía siendo una niña, por seguir los planes del “camino seguro”.


Me sentí profundamente identificada con mi amigo, quien, a diferencia de mí en esa época, ha vivido en Nueva Zelanda, Australia y habla inglés. Mi amigo me contaba que aún no siente su momento de sentar cabeza, él a puertas de graduarse de la universidad quiere trabajar una temporada en su carrera y seguir viviendo en otros países, aprender otros idiomas y hacer voluntariados.


Cuando los dos hablábamos de esto tuvimos la misma sensación, pero en diferentes edades.


Mi amigo se imaginó como sería su vida a los 35 años, si ahora con 25 decidía hacer caso omiso a sus sueños de explorar el mundo y enfocarse en conseguir un trabajo fijo, la residencia australiana y trabajar mucho para comprar una casa.


Yo a mis 34 años me estaba preguntando en Medellín si esa era la vida que quería seguir manteniendo por otros 10 años, entonces no me gustó la idea de verme otros 10 años haciendo lo mismo, así que decidí largarme a hacer mis sueños realidad, por más que mi edad me aterrara, y estuviera cagada del miedo de hacerlo. Me di cuenta que la diarrea del miedo se quita.


Con esto no quiero decir que la secuencia de vida: estudiar, trabajar, casarse, comprar una casa, hijos, jubilarse y viajar, no esté bien. No se trata de formas de vivir buenas o malas, a lo que voy es que no es el camino para todo el mundo y tampoco tiene que ser en esa misma secuencia.


Algo que he aprendido de toda esta experiencia de graduarme y trabajar por varios años y luego desertar por un tiempo del "camino seguro" a los 34 años, es que uno necesita en la vida abonar al “camino seguro” y a los sueños de niño, que los dos van de la mano.


Me di cuenta que puedo a los 35 años aprender un idioma, cambiar de profesión, vivir una temporada por fuera del país, que a los 40 puedo casarme por primera vez si me da la gana, y que a los 50 puedo divorciarme y casarme otra vez si es el caso. Que no tengo que ser madre si no quiero.


Que podemos preguntarnos ¿Qué quiero vivir y hacer en esta etapa de mi vida? esta pregunta nos ayuda a vivir con mas conciencia nuestra vida y nos regresa el mando de conducir nuestras vidas por el camino que queremos para ese momento, que luego vendrán otros caminos y posibilidades.


No sabemos si viviremos mucho o poco, pero mientras se viva lo que importa es que la vida sea plena, y no una secuencia de logros por edades, en donde silenciamos los sueños de cuando éramos unos niños y adolescentes, permitiendo que el deber ser o el cómo debería ser nos llene de miedo de explorar la vida.


Tampoco hay edad para comenzar a hacer algo que siempre has soñado, mientras haya vida todo vale la pena de ser puesto en marcha y ser vivido.


La vida no se trata de paga ahora y disfruta después, ¿y si no hay después? O, disfruta ahora y paga después, ¿y si el después es muy largo?


La vida no tiene una receta, las opciones en la vida son muchísimas. Haz lo que quieres con lo que tienes, pero no dejes de hacer. Ve a tu ritmo y ya está. No hay momento ni edad optimo sólo explorar la vida. Necesitas recalcular tu vida, pues empieza otra vez y punto.


Porque la vida puede ser corta y la vida puede ser larga.

no te pierdas un nuevo post SUSCRIBETE

escritora

freelance

Para traducir o escribir artículos contáctame en virileidy@hotmail.com

CONTACTO Y Comentarios

Deja un comentario en redes sociales

  • Facebook - Círculo Negro
  • Pinterest - Círculo Negro
  • Twitter
  • Instagram

SUSCRIBETE A LAS NOVEDADES DE VIRILIANA POR CORREO