• Viriliana

Mi primer amor en Australia: nuestra forma de amar.



¿Ya encontró amor australiano? Puede ser una de las preguntas que te hagan como soltero viviendo en la tierra de los canguros.


Llevaba dos meses en Australia asistiendo diariamente a la escuela de inglés, haciendo amigos, conociendo nuevos lugares. Andaba como niña chiquita feliz lanzándome por los toboganes del inglés: “bueno aquí lo que vas a ser es bilingüe” me dije a mi misma imaginando mi futuro prometedor. En lo que menos pensaba era en el amor.


Quería salir a las ligas callejeras del speaking in English, estaba que me hablaba, o más bien me balbuceaba, pues ya había superado el: ¿how are you? I am fine thank you, ¿and you? Lo mío era: how´s it going? not bad, what about you?


Bueno, la cuestión es que con estas frases no se hace toda una conversación, pero que esto no nos detenga para hacer el oso.


Explorando todas las cosas que me recomendaban para practicar inglés, encontré la aplicación Meet Up, por cierto, muy útil si eres nuevo en una ciudad y quieres integrarte. Encontré el primer plan y me arrastré conmigo a mi amigo el paisa, a quien conocí en la escuela, y es un motorcito de motivación, le entra a lo que le pongan: ¡vamos pa´ esa parcera! Fue su respuesta ante mi propuesta.


Terminamos encontrándonos con otras 20 personas en la estación de tren de Melbourne Central, rumbo a una caminata muy agradable y divertida, donde intercambiamos conversaciones con personas de Corea, Filipinas y la India. Días después, ambos fuimos a otro evento para jugar bolos, allá nos encontramos a uno de los chicos de la india, quien nos invitó a tomar cerveza porque los bolos no prometían mucho.


Después de conversaciones y unas cervezas cada uno emprendió el rumbo para su casa. El paisa iba en dirección contraria, y nuestro amigo de la india iba en la misma ruta que yo, así que ambos nos fuimos caminando y conversando. De pronto, de la nada sentí que me cogió la mano, yo inmediatamente reaccioné con sorpresa, me solté y le dije: ¿oye por qué me tomas de la mano?


El respondió: ¿no es así en tu cultura? No…op - le dije, por lo general en Suramérica la gente se toma de las manos cuando son novios o muy amigos. El replicó: en mi cultura cuando a ti te gusta una chica le coges la mano para darle a conocer que hay un sentimiento, que ella te gusta.


Ummm interesante- le dije, pero, no es así en mi cultura. En ese momento llegamos al punto donde nuestros caminos se separaban, y yo con un hondo suspiro mental de alivio me despedí. Nuestra amistad no prosperó mucho, porque claramente teníamos interesantes diferentes, pero fue divertido.


Aunque no fue una historia de amor en Australia, traigo al presente esta anécdota, porque últimamente ando reflexionando sobre el amor. ¿Será que esta costumbre de confesar una intención amorosa cogiendo la mano, aplica para todos los habitantes de la India? ¿Y que cogerse de las manos, lo hacen todos los novios en Suramérica?


Me temo que no, y además, no podría generalizar ni de vaina en los asuntos amorosos, es decir, el amor y la forma en cómo amamos, es una experiencia individual. Todos tenemos nuestra forma de amar.

Nuestra forma de amar


Cuando somos unas bolitas de carne flotando en el útero de nuestra madre comenzamos nuestro viaje por el amor, y así nos vamos montando en la montaña rusa de la vida y de la experiencia de amar.



El amor es una experiencia que conocemos mientras crecemos. De niños nos ensuciamos las camisetas de papillas y helados, mientras también nos untamos del amor a los putazos, amor yo hago todo por ti, amor a copitas de cianuro, amor tierno, amor miedoso, amor distante, amor caricias, amor estricto, amor dulce, amor violento, amor dependiente, amor olvidadizo, amor escucha, amor independiente, amor libre, amor apoyo, amor sonrisas, amor cerebro, amor espiritual, amor piña, amor fuerte, amor manzana, amor azul, amor verde, amor científico, amor Juan, amor Luisa.


El amor llega a nosotros teñido de las carencias o satisfacciones amorosas de quienes nos rodean, y esto, como todo lo que nos brinda el ambiente influirá en nuestra vida adulta, en nuestras futuras relaciones amorosas.


Así que podríamos terminar haciendo las mismas piruetas amorosas de nuestros padres, o podríamos pasarnos la vida huyendo al compromiso en una relación de pareja, todo esto porque nos inspiramos sin darnos cuenta, en los dolores de cabeza, o aciertos románticos que observamos mientras crecíamos.


Es decir, la mayoría de veces no somos conscientes de que vamos amando en base a los modelos de nuestra niñez, sobre todo cuando estos modelos fueron del tipo corazones rotos y mas drama que amor, ejemplos para nada saludables.

¿Para qué nos sirve darnos cuenta de esto?


La mayoría de veces queremos generalizar en los asuntos del amor, pretendemos que nuestra forma de amar sea la manera de amar de los demás, que esa es la forma del deber ser del amor, lo que nos lleva a tener más decepciones amorosas que aciertos.


El amor se nos vuelve más un desencuentro que un encuentro, pues la mayoría de veces pretendemos moldear a nuestra pareja o amado, a imagen y semejanza de lo que llevamos en nuestra cabeza. O, nos pasamos la vida buscando a la persona ideal que construimos en nuestra mente.


Para nuestra decepción, lo que llevamos en nuestra cabeza es un amor imposible, porque solo existe en nuestra mente, una imagen que construimos en base a lo que experimentamos del amor siendo unos niños.


Ser observador de esto puede ser el primer paso para no hacer del amor una autopista al infierno cantando AC/DC a todo pulmón: “I am on the highway to hell”.


Aunque el amor es una experiencia que toma muchas formas, salir del piloto automático de lo que aprendimos sobre el amor desde nuestra infancia, sobre todo cuando no tuvimos los mejores ejemplos, nos ayuda a comenzar a tener relaciones de pareja mas saludables y satisfactorias.


Así que podríamos empezar por responder ¿Cómo amo yo? ¿Cómo pretendo que me amen? ¿Cómo acepto que me amen?




no te pierdas un nuevo post SUSCRIBETE

escritora

freelance

Para traducir o escribir artículos contáctame en virileidy@hotmail.com

CONTACTO Y Comentarios

Deja un comentario en redes sociales

  • Facebook - Círculo Negro
  • Pinterest - Círculo Negro
  • Twitter
  • Instagram

SUSCRIBETE A LAS NOVEDADES DE VIRILIANA POR CORREO