• Viriliana

Minimalismo: el sutil arte de menos, es más.

Actualizado: sep 12


Photo by Bench Accounting


Mi hermana y mi madre se había desprendido de este mundo sin llevarse ni un solo objeto, ni un billete. En lugar de esto, habían dejado muchas experiencias, todos los recuerdos de lo que ellas fueron en vida con cada una de las personas que conocieron en su paso, y lo que yo realmente deseé, cuando sentí como en un suspiro toda nuestra humanidad abandona el cuerpo, fue haber pasado más tiempo con ellas.


En momentos así, es cuando entiendes que a lo material no hay que brindarle tanta importancia. Este fue el comienzo de mi viaje a simplificar mi vida.


Como dice Pepe Mujica

“Cuando compras algo no lo compras con plata, lo compras con el tiempo de vida que tuviste que gastar para tener esa plata, la única cosa que no se puede comprar es la vida, la vida se gasta”

Meses después también me iba de viaje, mi visa había sido aprobada. Irme al país de los canguros era una realidad, y no un mero pajazo mental. Tenía que empacar.


Di un vistazo a todas mis pertenencias y de inmediato me pregunté ¿cuándo me perdí en el camino de mantener las cosas simples? Poseía demasiadas cosas a las que les dedicaba gran parte de mi tiempo a trabajar, ahorrar, comprar, limpiar, organizar. No andaba por la vida ligera de equipaje teniendo experiencias de viaje como siempre lo había soñado, en cambio, tenía muchos objetos que no me hacían falta. ¡Que pérdida de tiempo poseer tantos objetos! - pensé.


Me propuse entonces a aprender el arte de tirar lo que estorba. Comencé a organizar y a simplificar, juzgando cuales eran los objetos que eran útiles, necesarios y cuáles no.


Dí mis primeros pasos con el Minimalismo, que básicamente es una filosofía de vida donde priorizas aquellas cosas que te aportan valor y propósito, poniendo por encima la calidad de la cantidad. Lo que no te aporta, hay que dejarlo ir. Esto aplica para objetos, personas, pensamientos, y todo lo que nos rodea.


Así que hice una venta de garaje, vendí, regalé y empaqué. Al finalizar tenía dos maletas y 3 cajas de cartón. Fue un momento etéreo el ver que mi vida cabía en dos maletas, nunca pensé que esto me daría tanta felicidad.


Vivimos bombardeados de publicidad que nos crea el deseo de comprar cosas, que muchas veces no necesitamos. Llenamos nuestra vida de objetos, y al abrir los cajones parece que estos nos invaden. Gastamos dinero más rápido de lo que lo ganamos y pasamos gran parte de nuestra vida quejándonos por el dinero, porque no hay suficiente para gastar.


Vivimos la vida de sueldo en sueldo, en un ciclo de: deseo, compro, guardo, tiro/ deseo, compro, tiro/ compro, tiro, compro. Un modelo de vida en el que ya no te defines por lo que eres, sino por lo que tienes. Aunque no es el único modelo de vida, ¡gracias chuchito!


El Minimalismo no es una “poesía hippie” como alguien dijo por ahí, tampoco un manifiesto comunista en contra del consumo. Necesitamos el consumo, pero con suma calma y educarnos para ser más conscientes a la hora de comprar. Tener en cuenta varios aspectos importantes como: calidad, duración, impacto ambiental, porque la mayoría de la población pasamos mucho tiempo ahorrando dinero para comprar o pagar deudas de cosas que compramos, y solo unos cuantos se enriquecen.

Podemos hacer más con menos como lo propone el Minimalismo, cambiar la filosofía de cuanto más tengamos más felices y exitosos seremos. Ser exitoso lo encuentro mejor definido por el tiempo de calidad que tienes con vos mismo y los que te rodean.


La calidad es una palabra clave en el Minimalismo, este no es sinónimo de pobreza, al contrario, te educa en la abundancia de espacio, tiempo, calidad, intencionalidad y dinero. Lo que quieres comprar debe cumplir con las siguientes preguntas:


¿Esto añade valor a mi vida?

¿Esto es de buena calidad?

¿Necesito más de esto?

¿Lo voy a usar ya?


Si la respuesta es NO, hay que dejarlo ir, entonces veras que ya no hay deudas, ni necesidad de comprar, y tampoco de degradar el lugar donde vivimos: nuestro planeta.


Como dicen los Minimalistas Joshua and Ryan

“amen a las personas y usen las cosas porque al revés nunca funciona”


Mira que es lo valioso que puedes sacar de estas líneas, como yo lo encontré explorando el Minimalismo, y ponerlo en práctica.


En conclusión, hay muchas formas que podemos encontrar para vivir. Podemos apostarle a una vida con menos cosas para organizar, estrés, desorden, deudas, contaminación, para una vida con más tiempo para dormir, paseos, caminatas, ejercicio, conversaciones, relaciones de calidad, contribución a nuestro planeta, menos trabajo. Porque muchas veces, menos resulta ser mas.




Lo que lees aquí es mi experiencia personal.


¡Gracias por leer!


See you pronto Evribady!

no te pierdas un nuevo post SUSCRIBETE

escritora

freelance

Para traducir o escribir artículos contáctame en virileidy@hotmail.com

CONTACTO Y Comentarios

Deja un comentario en redes sociales

  • Facebook - Círculo Negro
  • Pinterest - Círculo Negro
  • Twitter
  • Instagram

SUSCRIBETE A LAS NOVEDADES DE VIRILIANA POR CORREO