• Viriliana

Un tip de vida: Navegar con la corriente

Da el primer paso y haz que las cosas que quieres sucedan, pero no te desanimes si las cosas no suceden cómo tú las esperas, porque muchas veces la vida suele ser como un paseo en bote en un río, hay que dejarse llevar y navegar con la corriente.




Hace un par de días hice un paseo en bote por el río Yarra (Yarra River) con mi amigo el rolo y sus amigos, un paseo que andaba deseando hacer pero que nada que podía hacerlo.


A el rolo lo conocí a través de mi ex roommate también rola. En Colombia les decimos rolos a los capitalinos, las personas de Bogotá. Tenía meses sin ver al rolo, asi suele suceder hasta que alguno de los dos aparece con un whatsapp y resucita:


- ¡Hola querida!

- ¡Que más pues parce!

Y retomamos el contacto.


Muchos días antes de hablar con el rolo, yo andaba fantaseando con un paseito en bote por el río Yarra, el río que atraviesa el corazón de la ciudad de Melbourne. Casi todos los días suelo pasar por sus alrededores de camino al trabajo, entonces veo grupos de personas y parejitas todos animados o románticos según sea el caso, paseando por el río mientras se toman unos vinitos y hablan caspa.


¡Oh la belleza de hablar caspa! Dícese del acto apasionante de sentarse a charlar y a charlar sobre cualquier tema como si no hubiera un fin y sin la pretensión de cambiar el mundo, es decir hablar bobadas buenas para el alma.


Entonces pensé

“Oíste yo también quiero un paseito en bote tomando vinito y hablando caspa”.

Un plan perfecto para la libertad recién adquirida en la ciudad de Melbourne después de la sexta cuarentena de encierro y restricciones, éstas duraron alrededor de nueve meses durante 6 cuarentenas separadas.


Fueron muchos días de encierro, sin poder ir a un restaurante, a un bar, al cine, al gimnasio, a una piscina, a un café, al peluquero, sin poder visitar a tus amigos, viajar o ir a un almacén a comprar un jean. Melbourne se convirtió en la ciudad con más cuarentenas en el mundo.


Así que ya me hacia falta la gente, y socializar.


El paseo por el Yarra se veía bastante agradable para retomar donde nos habíamos quedado, entonces pensé “bueno si quieres un paseito en bote haz que suceda, ponte manos a la obra”


Contacté a varios amigos para formar un grupo y alquilar el bote, pero esto no resultó por variadas razones de tiempo y ocupaciones, así que comencé a desanimarme y no seguí contactando a otras personas, sin embargo, me dije a mí misma “yo quiero hacer este paseo en bote, talvez la oportunidad no se dió a hora pero se que lo haré” y deje las cosas así, seguí con mi vida pero con una sensación en el fondo de que en algún momento lo haría.


Al cabo de un par de días el rolo y yo volvimos a contactar para destrazarnos de nuestra vida en Australia: “parce hagamos algo, vamos por unas cervezas o a comer “


Resultó que nuestra salida terminó en un paseo en bote por el río Yarra con los amigos del rolo para despedir a sus amigos, el paseito que tanto quería estaba sucediendo.


Yo terminé allí con este grupo de personas despidiendo a una pareja que se mudaba para la ciudad de Adelaide en busca de estar más cerca del sueño Australiano, porque aunque Melbourne es una ciudad que lo tiene todo para cumplir el sueño australiano, por eso mismo se vuelve casi imposible para muchos obtener la residencia permanente en Australia viviendo en Melbourne.


Esta es una ciudad que ha tenido un gran crecimiento en los últimos 10 años posicionándose como una de las mejores ciudades para vivir con un excelente estándar de vida, lo que hace que muchas personas quieran trabajar y vivir en Melbourne, así que hay una alta competencia para obtener la residencia permanente en esta ciudad o ciudades principales como Sídney y Brisbane.


Por lo que muchos deciden mudarse de estas ciudades para otras más pequeñas o zonas rurales menos famosas o pobladas, pero con muchas más posibilidades de brindar la residencia permanente.


Este fue el cambio de planes que emprendieron la pareja de amigos del rolo, y a ellos les deseo la mejor energía en la nueva etapa que comienzan en Adelaide, seguro que allí también encontrarán en una ciudad más pequeña un gran lugar para vivir.


Pasé un rato muy agradable y divertido navegando las aguas del río Yarra entre champagne, fotos y tertulia, algo que me hizo pensar que:


Muchas veces la vida es como un paseo en bote, hay que dejarse llevar por las aguas del río y navegar con la corriente, no forzar la navegación en contra de la corriente, sino confiar en la dirección que brinda el río.


En la vida hay que dar el primer paso y hacer que las cosas que queremos sucedan, poner de nuestra parte en la acción para conseguirlas, aunque muchas veces la vida nos lleve por rutas inesperadas, hay que navegar y dejarse guiar, tener paciencia, confianza y seguir navegando, entonces podremos ver como poco a poco esas cosas que queremos comienzan a suceder, ya sea un paseo en bote o una residencia permanente en Australia.


Gracias por leerme!


Te invito a darle un like y dejarme un comentario.


See ya pronto Evribady!




2 comentarios